PRESENTACIÓN

Las características que adquiere el desarrollo de las relaciones económico-sociales en las que se fundamenta la sociedad capitalista tienen como pilar fundamental la desigualdad social, pues sin ella el sistema fenecería; de este modo, el acceso desigual y diferenciado de los distintos grupos a la riqueza socialmente producida, así como a las esferas de poder y el control político constituyen el eje medular del sistema actual.

La articulación de las desigualdades de clase, geográficas, género, etnia y condición migratoria, entre otras, produce las formas más insidiosas de exclusión y marginación cuya particularización es reveladora del diferenciador impacto que el capitalismo genera en cada país.

Las expresiones de la desigualdad social tales como pobreza, desempleo, exclusión, miseria, violencia, entre otras, así como las de resistencia y rebeldía; es decir, los movimientos sociales, la organización sindical, la vindicación de derechos sociales, económicos y políticos en general, se condensan en la categoría “cuestión social”.  

La aprehensión histórica-teórica de la cuestión social puede ser asumida desde la comprensión crítica o la conservadora (reformista y neoliberal) pues esta categoría fue tomada desde la lógica conservadora y confesional, hace aproximadamente 200 años en el contexto del desarrollo del capitalismo. Las mismas contradicciones del orden capitalista son las que producen acumulación de la riqueza en sus ondas expansivas y, de manera simultánea, acumulación de miseria y explotación, la cual se acentúa en las ondas recesivas y, por tanto, las manifestaciones de la cuestión social son crudamente develadas. 

Cuestión social no es sinónimo de 'problemas sociales ' o 'personales' en donde el sujeto individual es el principal responsable de su condición de vida; por el contrario, esta categoría permite captar históricamente el ejercicio profesional realizado desde Trabajo Social con personas trabajadoras, desempleadas, subempleadas y sus respectivas familias, y con las organizaciones comunales las cuales, en su conjunto, están articuladas en los procesos históricos. La cuestión social es enfrentada por la clase trabajadora de diversas maneras y también por el estado por la vía de la política social la cual, por excelencia, es el espacio de inserción laboral de profesionales en Trabajo Social.

La política social tiene una orientación amplia o restringida según sean los intereses en conflicto hegemónicos y subalternos. De esta manera, desde 1980 se ha producido una reducción de la intervención del estado lo que, sumado a la privatización de las empresas públicas rentables; la apertura comercial para romper los monopolios estatales; el empleo precario; la flexibilización de los derechos laborales y la neofilantropía, han dejado en el mundo mayor desigualdad y mayor acumulación de la riqueza.

Indudablemente, en este escenario, las distintas concepciones acerca del Trabajo Social direccionan su trabajo profesional.

Existen tesis explicativas acerca de la génesis y el desarrollo de la profesión y, por ende, es necesario fortalecer el debate y la reflexión de las derivaciones teóricas, metodológicas y políticas de estas tesis, así como de su impacto en el trabajo profesional y en las condiciones de vida de las poblaciones excluidas; según la adscripción a cada una de ellas así serán las respuestas del colectivo profesional, pues la apropiación de la teoría es necesaria como recurso explicativo de los procesos sociales.

No existe un trabajo profesional neutral ni apolítico, por eso, es importante la visualización del gremio profesional como parte de la clase trabajadora y así concretar actuaciones profesionales y políticas. El cuestionamiento, la indignación ante las desigualdades sociales, la búsqueda de recursos técnico-operativos que posibiliten el acceso a los servicios y bienes socialmente producidos son solo algunos de los aspectos que están atravesados por las propias concepciones sobre el Trabajo Social y la vida social en general.

La profesión se piensa y ejerce desde el gremio, en caso contrario -sin pretenderlo- se es parte de una lógica global en que las mercancías, el dinero y el capital gobiernan la vida social. De ahí que un esfuerzo compartido para la consolidación como sujetos y, actores sociales y políticos implica una intervención acorde con una realidad que reclama mayor justicia y equidad social.

El X Congreso Nacional y VII Internacional de Trabajo Social propiciará el análisis del devenir histórico de la profesión, las expresiones técnico-operativas del trabajo profesional, la consolidación de un proyecto ético político y la importancia de las formas organizativas, entre ellas, los colegios profesionales y las asociaciones; esto con la finalidad de contribuir con la garantía de los derechos económicos y sociales de las poblaciones excluidas, y del colectivo profesional en su condición de clase trabajadora. 

 

OBJETIVO GENERAL

Promover la discusión acerca de Trabajo Social para la consolidación de un proyecto profesional emancipador y propositivo frente a las desigualdades económicas, sociales y políticas.

 

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  1. Fortalecer el trabajo profesional crítico y propositivo en favor de los derechos económicos y sociales de las poblaciones excluidas.
  2. Propiciar la capacidad crítica, teórica e instrumental del colectivo profesional por medio del intercambio de teorías, métodos y técnicas de intervención en lo social. 
  3. Contribuir con el reconocimiento del carácter de clase trabajadora del gremio de Trabajo Social para la defensa, la exigibilidad y la ampliación de sus derechos laborales.
  4. Promover la construcción de un proyecto ético-político emancipador frente a las desigualdades económicas, sociales y políticas.